La periodontitis también provoca hipertensión

/, Salud Bucal/La periodontitis también provoca hipertensión

La periodontitis también provoca hipertensión

2018-10-05T12:02:34+00:00




La periodontitis o ‘enfermedad de las encías’, comúnmente conocida como ‘piorrea’, es una patología fundamentalmente caracterizada por una inflamación y sangrado de las encías. Una periodontitis que, además de causar la destrucción de la masa ósea que sustenta las piezas dentales y, por ende, de provocar la pérdida de los dientes, se asocia a un mayor riesgo de enfermedades potencialmente mortales, caso muy especialmente de las cardiovasculares. De hecho, un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Dental Eastman del Colegio Universitario de Londres (Reino Unido) muestra que la periodontitis aumenta, y mucho, el riesgo de hipertensión arterial. Y asimismo, que el tratamiento de enfermedad de las encías conlleva una reducción significativa de las cifras de presión sanguínea –siendo el beneficio, cuando menos, similar al que se logra con los fármacos antihipertensivos.

Efecto sistémico

La hipertensión arterial, esto es, la enfermedad definida por unas cifras de presión sanguínea superiores a 140/90 mmHg, constituye, como alerta la Organización Mundial de la Salud (OMS), la primera causa de mortalidad global. No en vano, hasta un 75% de la población con hipertensión –en torno a 1.100 millones de personas en todo el mundo y más de 14 millones de españoles– presenta un riesgo nada desdeñable de sufrir un ictus, un infarto de miocardio o de desarrollar enfermedad renal. De ahí la importancia, vital, de prevenir su aparición o, en su defecto, de administrar tratamientos para revertirla. Y parece que la higiene bucodental juega un papel primordial en ambos sentidos.

Más eficaz que los fármacos

Por tanto, el estudio demuestra que nuestra salud bucodental condiciona, y mucho, nuestra salud cardiovascular. La pregunta entonces es: ¿el tratamiento de la periodontitis conlleva una mejora de las cifras de presión sanguínea? Pues sí. De hecho, los resultados mostraron que una reducción de 7-12 mm de Hg en la presión arterial sistólica (PAS) y de hasta 10 mm Hg en la presión arterial diastólica (PAD) como consecuencia del abordaje de la enfermedad de las encías.